ACIE ÑEMBI GUASU 1- FOTO NATIVA para web

PRESENTACIÓN DEL GRAN PAISAJE DE CONSERVACIÓN KAA IYA – DEFENSORES DEL CHACO

20 millones de hectáreas para la conservación y el desarrollo sostenible del Gran Chaco Americano

El Gran Paisaje de Conservación binacional Bolivia – Paraguay se convierte en el mayor propósito de conservación con una mirada de desarrollo sostenible de gran impacto en casi 20 millones de hectáreas entre ambos países, una estrategia de conservación para el Gran Chaco Americano que une las áreas protegidas más grandes de Bolivia y el Paraguay. 

El Gran Paisaje de Conservación Binacional Kaa Iya (Bol) – Defensores del Chaco (Py) presentado este 29 de septiembre a través de un evento virtual, giró sobre la importancia de la conservación como beneficio de los Ecosistemas y de la Sostenibilidad Ambiental, una apuesta para preservar la conectividad de la región menos intervenida del Gran Chaco Americano y su interrelación con la Chiquitanía, El Cerrado y El Pantanal, a tiempo de promover el desarrollo sostenible de las poblaciones que lo habitan.

El evento virtual fue organizado entre el Servicio Nacional de Áreas Protegidas de Bolivia (SERNAP), el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible del Paraguay, e instituciones de la sociedad civil como GUYRA Paraguay y NATIVA Bolivia y contó con la participación de más de 100 asistentes y expertos internacionales como autoridades de ambos países.

“Es una iniciativa bastante importante en el sentido de observar un territorio con una amplitud de características en biodiversidad, cultura y desarrollo.  El hecho de tener esta iniciativa refleja la intención de buscar un mecanismo de una gestión y una aplicación a los valores de conservación”, señalaba en su intervención Dario Mandelburger del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación del Paraguay, a tiempo de inaugurar el evento.

Esta estrategia de conservación binacional contribuirá a avanzar en la agenda del cambio climático, evitar la deforestación y degradación ambiental, incrementar la capacidad de adaptación y resiliencia de las poblaciones locales e indígenas que habitan la región, trabajar una agenda conjunta para reducir las amenazas constantes de los incendios forestales, ampliar el valor natural y cultural de los ecosistemas y promover una mirada de conservación/beneficio en las áreas protegidas y comunidades que la habitan, describía José Cartes, Director de Guyrá Paraguay.

Por otra parte, Cinthia Asin, Presidenta de la Comisión de Medio Ambiente de la Zicosur y Secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, afirmaba que:

“Se ha destacado la ecorregión del Gran Chaco como una de las áreas priorizadas en las cuales estamos trabajando en lineamientos que promueven el desarrollo sostenible y resiliente de la Zicosur por su riqueza natural y cultural y potencialidad desde generar desarrollo para el paraguas de sostenibilidad”.

La estrategia que se encuentra en una fase preparatoria hasta diciembre de este año y luego se implementará en dos fases a 2025 y a 2030, apunta a las áreas Núcleo para proteger los bloques restantes más grandes del Chaco en 10 unidades de conservación que cubren 18 millones de hectáreas, y por otra parte los corredores con el enfoque de proteger los restos forestales intactos, es decir, establecer corredores de conservación que cubran 10 millones de hectáreas de los ecosistemas transfronterizos para conectar áreas centrales distintas del Gran Paisaje, explicó Alberto Yanoski, consultor senior especialista en biodiversidad y sustentabilidad.

Esta iniciativa nace a raíz de un estudio interinstitucional a nivel Trinacional (Argentina, Bolivia y Paraguay) denominado Actualización de la Evaluación Ecorregional del Gran Chaco Americano realizado en 2018 en base a lo generado por TNC en 2005, donde se hizo un análisis del estado de conservación en que se encuentra la Ecorregión del Gran Chaco Americano, se identificaron las áreas prioritarias de conservación y se propuso una visión de corredores de conectividad biológicos y culturales, denotando claramente que la zona sureste de Bolivia y norte del Paraguay es la porción territorial menos intervenida y con menor índice de transformación de la región del Chaco.

No podemos olvidar que en esta última Actualización se había constatado que en los últimos 40 años se ha perdido cerca de 17,9 millones de hectáreas del Gran Chaco Sudamericano, según datos de Global Forest Watch. Este fenómeno de transformación se dio en mayor porcentaje en Argentina y Paraguay, por lo que las estrategias de conservación propuestas en este documento se vuelven mucho más relevantes, sobre todo porque, a diferencia del estudio de TNC 2005, ahora se hace mucho más clara la fragmentación del territorio que afecta la biodiversidad del Chaco y, sobre todo, a las grandes especies que lo habitan como el Jaguar.

 “El Gran Paisaje, presenta en extensión áreas protegidas similares a las de la Amazonía, conservando especies importantes, como el mamífero más grande de las américas, el jaguar o Yaguareté e individuos de gran tamaño, los guanacos únicos en la región y variedad de armadillos”, afirma José Cartes, Director de Guyrá Paraguay.

Bolivia, Paraguay, Brasil y Argentina han sido testigos de la problemática ambiental que sufre la región con graves impactos en el desarrollo económico de sus poblaciones que atraviesan problemas con alcance transfronterizo, por lo que la respuesta a los mismos debe ser a igual escala.

“Debemos trabajar por la geografía de la esperanza y continuar con el desarrollo del concepto de la multibiota en este gran ambiente que todavía preserva características únicas a nivel mundial y que es fundamental conservarlo”, asevera Iván Arnold, Director de NATIVA.

El Gran Paisaje proyecta una mirada multidimensional de toda esta área que abarca el conjunto de ecorregiones y comunidades naturales de una manera diferente, convirtiéndose en una importante proyección y visión conjunta cuyo objetivo es la naturaleza, los procesos ecológicos, los servicios ecosistémicos y potenciar el desarrollo de sus habitantes.

Se debe remarcar que, al interior de este Gran Paisaje, se encuentra el único pueblo no contactado fuera de la Amazonía, el pueblo ayoreo, uno de los más afectados a consecuencia de los incendios forestales y el creciente cambio del uso de suelo provocando el desplazamiento de su territorio, lo que pone en riesgo su supervivencia.

Uno de los grandes desafíos es la gobernanza de este Gran paisaje, el rol de los municipios y gobiernos locales como clave para el éxito y concreción de este enfoque paraguas de conservación, una gobernanza binacional que pueda vigilar y controlar las acciones que se están llevando en el territorio sin que este pierda su independencia y soberanía.

“La gobernanza del pueblo guaraní para iniciar procesos de conservación fue algo fundamental en los últimos años, y se refleja en las iniciativas de conservación que se han promovido desde el Gobierno Autónomo Indígena de Charagua Iyambae”, afirmaba en su intervención José Ávila, Director de Áreas Protegidas del GAIOC.

Para los expertos y entendidos, los elementos técnicos que sustentan este Gran Paisaje de 20 millones de hectáreas y que abraza las áreas protegidas de mayor tamaño de Bolivia y Paraguay, permiten aportar desde lo regional al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible promovidas por las Naciones Unidas para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible en los próximos 15 años.

“Es un compromiso desde el Servicio Nacional de Áreas Protegidas, apoyar completamente la iniciativa por su importancia ecosistémica, natural y humana. Queremos que se haga realidad este Paisaje”, mencionaba el Director de Áreas Protegidas de Bolivia, Maikol Melgar a tiempo de concluir el evento.

Con este evento de carácter internacional, donde también destacamos la presencia de la embajada de Canadá, se da inicio a un camino esperanzador para cumplir las estrategias que han sido propuestas en la Actualización de la Evaluación Ecorregional del Chaco, con miras a la conservación de esta ecorregión a largo plazo, en alianza con todos los actores que habitan este territorio único y megadiverso.

Deja un comentario