WhatsApp Image 2021-03-25 at 08.50.18 (1)

NATIVA BRINDA SOPORTE A LAS COMUNIDADES Y ZONAS MÁS VULNERABLES DE LA ZONA DEL GRAN PAISAJE BI-NACIONAL CHACO PANTANAL

Trabajando en la prevención de eventos extremos como incendios forestales y sequía en el Gran Paisaje Binacional Chaco – Pantanal

Bomberos forestales voluntarios en el curso de Técnicas Avanzadas en Prevención, Monitoreo y Control de Incendios Forestales

Bomberos forestales voluntarios en el curso de Técnicas Avanzadas en Prevención, Monitoreo y Control de Incendios Forestales

Los incendios forestales naturales o antrópicos son una amenaza latente en las ecorregiones del Chaco, Cerrado, Pantanal y Chiquitanía; entre 2019 y 2020 se han producido dos olas intensas de fuegos que desequilibraron grandes ecosistemas, afectando los medios de vida de varias comunidades y áreas de vida priorizadas para el pueblo Ayoreo en aislamiento voluntario, el único pueblo no contactado en la región del chaco.

Los incendios y la sequía extrema han desnudado la incapacidad técnica y económica de los gobiernos subnacionales para controlar las prácticas depredadoras del chaqueo, prevenir situaciones futuras y mitigar los impactos que dejan los fuegos y la sequía extrema como principales causantes de la crisis ambiental de la región. Así mismo, en la época climática más crítica de 2020 (junio a octubre) se pudo observar cómo pobladores de pequeñas comunidades en zonas como San Matías, caminaban varios kilómetros para obtener un bidón de agua para su propio consumo y esperaban con ansias la llegada de cisternas de abastecimiento de agua, que lamentablemente no eran medidas suficientes para satisfacer las necesidades humanas y peor aún para el riego de sus sembradíos.

Ante estas terribles escenas por las que vienen pasando nuestras ecorregiones y las poblaciones vulnerables que viven en ellas, es que nacen nuevas iniciativas protagonizadas por organizaciones de la sociedad civil como NATIVA, con apoyo fundamental de organismos internacionales como la Embajada de Canadá para Perú y Bolivia a través del Fondo Canadá, quienes han brindado importantes recursos para la implementación de 2 proyectos que buscan, entre otros fines, reducir la vulnerabilidad a los efectos del cambio climático a nivel local a través de la prevención y gestión adecuada de eventos extremos como los incendios forestales, y la prestación de apoyo humanitario a las áreas más afectadas por los fuegos y la sequía extrema. Ambos proyectos han sido implementados en la región del Gran Paisaje Binacional Chaco – Pantanal entre julio de 2020 y marzo de 2021. Estos proyectos han permitido trabajar en alianzas con gobiernos locales como el Municipio de Roboré y el territorio Indígena de Charagua, direcciones de áreas protegidas de San Matías, Otuquis, Kaa Oya, Ñembi Guasu y Aguaragüe, lo que ha permitido tener un mayor impacto en los resultados alcanzados, que se detallan a continuación:

  • Patrullaje preventivo continuo en las zonas de mayor riesgo a incendios forestales.
  • 5 áreas protegidas entre nacionales y subnacionales, han fortalecido sus capacidades de prevención, monitoreo y control de incendios forestales.
  • 1 sistema de monitoreo de focos de calor a nivel Binacional que nutre de información permanente a instituciones públicas y privadas de Bolivia y Paraguay que están en el territorio del Gran Paisaje Binacional Chaco – Pantanal.
  • 7 Cuadrillas de Bomberos Forestales del ANMI San Matías, PN Otuquis, PN Kaaiya, ACIE Ñembi Guasu, PN Aguaragüe y voluntarios de Paquió cuentan con equipos de protección personal y herramientas para el combate contra incendios forestales.
  • 35 Bomberos Forestales Voluntarios han sido capacitados en técnicas avanzadas de prevención, monitoreo y control de incendios forestales.
  • 3 centros de monitoreo de focos de calor instalados en zonas estratégicas.
  • 1 asociación de Bomberos Forestales Voluntarios cuenta con un estatus legal respaldado por una personería jurídica.
  • Más de 8 Comunidades beneficiadas con tanques de geomembrana de 20000 litros para mitigar los efectos de la sequía extrema.
  • 2 comunidades beneficiadas con equipos y asesoramiento para la implementación de sitios pilotos de apicultura como una alternativa económica sostenible.
  • Un vivero forestal rehabilitado para la producción de especies nativas como sustento para la restauración asistida en las zonas priorizadas.
  • 3 comunidades de San Matías, afectadas por los incendios han sido beneficiadas con víveres como aporte a la seguridad alimentaria.

Deja un comentario