educacion

La educación ante todo

Prof. Jordán Segovia Gareca

La Educación Ante Todo, fue una iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por la educación universal. Esta iniciativa tenía el importantísimo objetivo de movilizar a todos los aliados, tanto habituales como nuevos, con el fin de conquistar la educación primaria para todos antes de 2015, fecha límite prevista para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Mundial.

Este era el objetivo Nº 2 de los 8 objetivos definidos por la ONU y que tenía como consigna la siguiente: “No debemos privar a ningún niño de la promesa de una educación de calidad. Es demasiado lo que está en juego, cuando damos prioridad a la educación; podemos reducir el hambre y la pobreza, poner fin al despilfarro de capacidades y aspirar a conseguir sociedades más sólidas y mejores para todos”. Así lo afirmaba el Secretario General de las Naciones Unidas BAN KI – moon.Esta iniciativa aprobó como necesidad fundamental la conferir a la educación un puesto de máxima prioridad en el territorio mundial.

Según el Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina, Bolivia en el año 2014, el 94,4% de los niños bolivianos de 6 años concurrían a la escuela. Asimismo, el 61,4% entre quienes asisten lo hacen al nivel primario lo que nos puede asegurar que no todos los niños en edad escolar de 6 a 15-16 años asistían a la escuela; no ejercían su derecho a la educación.

Es digno de saludar al gobierno nacional y a los gobiernos municipales de todo el país por la importante cruzada de construcción de edificios escolares, aunque no todos ellos bajo rigurosa arquitectura pedagógica; pero bueno, En Bolivia hay muchos más edificios educativos que antes.

Ahora bien, no debemos considerar que dotar de edificaciones escolares, de mobiliario, de ítems docentes, de transporte escolar y de desayuno escolar; ya es hacer educación, si no se toma en cuenta los resultados académicos consistentes en el dominio de habilidades de la lectura, escritura, matemáticas y otras ciencias, valores, capacidad de trabajar en grupo, resolver problemas, desarrollo de su creatividad, disciplina, técnicas de estudio, constancia y espíritu de superación, que ponga a los estudiantes bolivianos en iguales condiciones que a cualquier estudiante del ciclo en el mundo. Es hora que no sólo compitamos entre nosotros, sino que en general estemos en capacidad y condiciones de ponernos al frente a cualquier estudiante del universo.

Es importante comprender que los bolivianos no debemos aspirar a ser un reservorio cultural y más bien ser ciudadanos del mundo y vía la estrategia de “la educación ante todo” posesionarnos en un buen sitial de competitividad y capacidad a la vez de calidad para actuar por el bien nuestro y por el desarrollo integral del país.

Está claro que no se avanzó lo necesario en cumplimiento de la iniciativa de conquistar la educación primaria para todos antes de 2015, fecha límite prevista para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, no se cumplieron en nuestro país y bueno, no se pudo y que más.

Recuerdo que cuando regresé de mis estudios del exterior y planteaba ciertos cambios en el campo de la educación, especialmente y en la manera de cómo hacer educación, el rector de la institución para la que entonces trabajaba, me dijo, ante tanta insistencia por cambiar, que así es Bolivia y si no me gusta ándate del país. Naturalmente como no podía ser de otro modo, esta invitación me provocó responderle que: “Este es mi país y por ello no sólo tengo el derecho, sino la obligación de buscar el cambio que es necesario, en este país, no en otro”.

Pueda ser que a lo que me vengo refiriendo en esa columna, semana tras semana, provoque alguna opinión e invitación similar a la anterior anécdota; pero, discúlpenme que lo hago con el sentimiento más profundo de boliviano y que estoy seguro que podíamos y podemos hacer muchísimo más que lo que estamos haciendo, particularmente en educación.

Los diez países que en el mundo están en los primeros puestos en educación según el ranking PISA, 2016, como son Singapur, Japón, Estonia, China Taipei, Finlandia, Macao (China), Canadá, Vietnam, Hong Kong, P.S.J.G. (China), también están en los mejores puestos en economía; lo que prueba que, como manifiesta Finlandia: educación, educación, educación, es el camino para lograr el desarrollo al que aspiramos los bolivianos. Educación ante todo es la premisa y no educación por simple educación; ¿Será imposible que dejemos de hacernos que hacer y más bien hagamos de una buena vez educación de calidad para todos de cero. (0) a siempre?.

Deja un comentario