cables-tarija

La ciudad tapada

Cables que cruzan todo el centro de la ciudad de Tarija

La tela araña que no deja ver la simpatía de una ciudad

La ciudad de Tarija, es evidentemente una ciudad pintoresca, atractiva y fotogénica para quienes viven en ella y los turistas que la visitan; no obstante siendo muy objetivos y sinceros podría ser mucho más bonita si se tomaran en cuenta algunos aspectos como el de la contaminación visual, que tapa gran parte de su atractivo.

Como ejemplo de la contaminación visual ya existente en la ciudad de Tarija, recorriendo las calles de la ciudad, en la zona del casco viejo, comprendida por los barrios más antiguos de la ciudad como son el barrio El Molino, Las Panosas, Barrio Central y Barrio Villa Avaroa, donde aún se puede apreciar algunas casas tradicionales de adobe y techo de teja, así como las construcciones estilo republicano de inicios del siglo 20, que constituyen el principal atractivo de la ciudad, están ocultas o casi tapadas!!!.

Lamentablemente las zonas nombradas, también son zonas comerciales donde se concentra gran parte de la actividad económica de la ciudad, ahí se encuentran, restaurantes, tiendas de todo tipo, mercados públicos, centros educativos, vendedores ambulantes, bancos e instituciones públicas. Lo cual implica una alta concentración de letreros luminosos, afiches pegados en las paredes, anuncios de todo tipo, propaganda política, cables cruzados, vendedores ambulantes asentados en veredas y calles con una inmensa oferta de productos, paredes grafiteadas, la cantidad de gente que circula diariamente a pie, en bicicleta y sobre todo en vehículos privados o de transporte masivo; y sumado a ello la basura que genera ese movimiento comercial.

El escenario descrito, encaja perfectamente, en la definición que hacen algunos expertos, sobre lo que constituye la contaminación visual; entendida como:

“..todo aquello que afecta o perturba la visualización de una determinada zona o rompe la estética del paisaje “. En otras palabras, se trata del abuso de ciertos elementos no arquitectónicos que alteran y afectan la estética, la imagen del paisaje urbano, generando una sobrestimulación visual, agresiva, invasiva y simultánea, generando un ambiente caótico y de confusión.

Dentro de ese escenario caótico, estamos los ciudadanos, que por inercia y comodidad, nos hemos acostumbrado a convivir en él y contribuimos directa e indirectamente al mismo. Aceptar como normal lo que no es normal, es una señal de alerta que nos debe hacer reflexionar sobre los hábitos y conducta ciudadana y el compromiso de las autoridades sobre la planificación integral de la ciudad.

En esa dirección y con el deseo de contribuir en la reversión de ese proceso de degeneración y desvalorización de lo que constituye orden, limpieza y estado de derecho, consideramos como ciudadanos que es urgente tomar medidas para destapar y limpiar la ciudad; creemos necesario el cambio de hábitos ciudadanos, y en este caso en particular, el de los comerciantes y actores que están involucrados en actividades comerciales formales e informales.

De manera específica, se requieren campañas de educación y generación de consciencia ciudadana, acompañadas de la regulación de normas urbanísticas racionales, claras y precisas que revaloricen y protejan el caso viejo de la ciudad, que regulen el desarrollo de la actividad económica en todos sus ámbitos, pero sobre todo que contribuyan a ordenar, limpiar y destapar la ciudad y dejar a la vista todo el atractivo que tiene. Sugerimos, en esa dirección, entre otros, lo siguiente:

  • Regular la utilización del espacio físico público y privado para actividades comerciales.
  • Regular de manera estricta la puesta de letreros y pegado de afiches con anuncios publicitarios y otros, sobre todo en zonas turísticas de Tarija como la zona del casco viejo de la ciudad.
  • Exigir el cumplimiento de la normativa existente para la limpieza de espacios públicos luego de campañas políticas.
  • Regular y definir espacios para el traslado a sitios adecuados a todos los vendedores ambulantes que se encuentran en veredas y otros espacios públicos.
  • De manera paralela se requiere que el Gobierno Municipal, busque una alternativa para el ocultamiento de los cables de alta tensión, por ser antiestéticos, pero además por constituir un peligro para la ciudadanía en general, así como algún mecanismo de vigilancia y control que evite el grafiteo de las paredes.

Finalizo, reafirmando que tenemos una ciudad preciosa, pero que por nuestra inercia y apatía se está despersonalizando y destruyendo de manera vertiginosa y nosotros somos quiénes debemos decidir si la mejoramos a la destruimos.

Páginas visitadas en internet: www.ecologiaverde.com/contaminacion-visual , www.cricyt.edu.ar/enciclopedia/terminos/contamvishtm

Deja un comentario