mujeres-desarrollo-Gran-Chaco

Importancia de las mujeres en el desarrollo del Gran Chaco sudamericano

Las más vulnerables frente a los efectos del cambio climático son las mujeres y los niños y niñas, por el hecho de que las mujeres son las responsables de garantizar el alimento para sus familias y sus hijos, mientras los esposos salen a trabajar. Por ello presentan una gran disposición creativa y muy activa a la hora de tratar de salvar la situación, para garantizar el alimento diario y proteger a sus familias frente a los eventos naturales, lo cual implica no solamente cocinar y cuidar a los niños y niñas, sino también ver formas para contribuir en la economía de sus hogares y el desarrollo de la región.

Entonces, buscan alternativas como aliarse con otras mujeres en centros de madres y organizaciones productivas, para aprender y capacitarse en alguna actividad que les genere ingresos económicos. De manera paralela, deben apoyar a sus esposos o compañeros de hogar en el desarrollo de las actividades productivas y ganaderas que estos desarrollan. Es decir, es una labor de 24 horas, los 365 días del año, sin tregua.

Pero este trabajo, más allá de ser duro y muy sacrificado, además de invisibilizado y al que se le da muy poco valor, por asimilarse como algo natural y normal; demuestra la importancia de las mujeres y lo determinante que es su rol como agentes de cambio frente al cambio climático.

En esa dirección, y con el propósito de conocer directamente su diario vivir, cómo enfrentan el cambio climático y qué acciones de resiliencia diaria realizan para enfrentar sus efectos, las mujeres del Gran Chaco, fueron convocadas el 22 de agosto a participar de un taller organizado y facilitado por el CEDIM – Centro de Desarrollo Integral de la Mujer y NATIVA en la ciudad de Villa Montes. En éste, han participado 66 mujeres representantes de organizaciones productivas, centros de madres e independientes del área rural y urbana deVilla Montes, Yacuiba, Charagua, Caraparí y O’connor.

En el desarrollo del Taller, a través de sus relatos, se pudo evidenciar lo ya expresado, respecto al rol determinante que tienen como agentes de cambios positivos. Es decir, que las mujeres juegan y pueden cumplir papeles importantes en el desarrollo económico y las estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático en el Gran Chaco.
El reto a partir de este primer encuentro, es determinar y definir la forma de trabajo con estos grupos y en qué medida se pueden orientar y apoyar sus actividades productivas, donde además se transversalice la igualdad de género, para apoyar en su fortalecimiento y empoderamiento.

Hay mucho potencial en ellas, tienen una actitud muy positiva y apertura para aprender y formarse, conocer más sobre el cambio climático y al mismo tiempo, tienen un gran deseo de que sus actividades productivas crezcan, de poder sacar sus productos al mercado, no solo con el deseo de mejorar sus economías y ser más independientes, sino también apoyar a sus familias.
Como ya se dijo, frente a los eventos climáticos las mujeres son las más vulnerables, es cierto, pero cuando empiezan a contar sobre sus proyectos y anhelos hacia futuro, demuestran que no son víctimas; más bien, grandes guerreras y con una sed de aprendizaje increíble. Esto demuestra y comprueba que ya son resilientes en alguna medida, sin saberlo, pero es necesario apoyar y orientar mejor sus acciones para lograr buenos resultados en términos de equidad y beneficios económicos mayores, que mejoren su calidad de vida.

Deja un comentario